Eficiencia energética en los edificios | TCNS |
| Eficiencia energética en los edificios
4558
single,single-post,postid-4558,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded

Eficiencia energética en los edificios

eficiencia energetica edificios

Eficiencia energética en los edificios

Por TCNS in Blog

La necesidad de implantar en nuestros edificios un sistema que vele por la eficiencia energética  ya es un hecho. En nuestra empresa de reformas en Sevilla, te explicamos el por qué.

Desde hoy mismo, y hasta el año 2020 tanto las nuevas edificaciones como las edificaciones a rehabilitar deben asegurar un consumo casi nulo de energía. La Unión Europea se ha puesto como fecha límite el año 31 de diciembre de 2020. La estrategia europea 2020 tiene como objetivo luchar frente al cambio climático intentando reducir en un 20% la emisión de gases efecto invernadero. Además da prioridad a las energías renovables y apuesta por la mejora energética.

La directiva europea de eficiencia energética en vigor desde el año 2012, busca reducir el uso de la energía en un 20% para 2020. El caso omiso de países como España ha puesto en alerta a la Comisión Europea que ha expedientado a estos países. Pero no solo a España le han abierto un procedimiento de infracción por no haber notificado las medidas a desarrollar para el cumplimiento de las normas de eficiencia energética presentada por la UE. Otros 22 países también han sido castigados por no enviar estas medidas antes del 5 de junio.

Si para la Unión Europea ya era una cuestión fundamental esto del ahorro energético, el conflicto en el que se ha visto desenvuelto con Rusia, mayor suministrador de gas y petróleo, ha empeorado aún más las cosas. Por todos estos motivos, la Unión Europea obliga a que todos los edificios que sean nuevos o vayan a ser rehabilitados sean edificios de consumo de energía casi nulo.

Las estadísticas muestran que alrededor del 40% de la energía que se consume en Europa se lleva a cabo en el sector de la edificación. La construcción es junto con el transporte urbano las dos  principales fuentes de emisión de dióxido de carbono a la atmósfera.

Pero… ¿Qué premisas debe seguir un edificio de consumo de energía casi nulo? El anexo I del artículo 2 de la Directica 2010/31/UE de un edificio de consumo de energía casi nulo nos indica lo siguiente:

1. La eficiencia energética de un edificio se determinará partiendo de la cantidad, calculada real, de energía consumida anualmente para satisfacer las distintas necesidades ligadas a su utilización normal, que refleje la energía necesaria para la calefacción y la refrigeración (energía necesaria para evitar un calentamiento excesivo) a fin de mantener las condiciones de temperatura previstas para el edificio y sus necesidades de agua caliente sanitaria.

2. La eficiencia energética de un edificio se expresará de forma clara e incluirá un indicador de eficiencia energética y un indicador numérico del consumo de energía primaria, basado en los factores de energía primaria por el suministrador de energía, que podrá basarse en unas medias anuales ponderadas, nacionales o regionales, o en un valor particular para la generación “in situ”.

La metodología de cálculo de la eficiencia energética de los edificios debe tener en cuenta las normas europeas y se ajustará a la legislación correspondiente de Documento procedente de ATECOS, http://www.atecos.es la Unión, incluida la Directiva 2009/28/CE sobre fomento de las energías renovables.

3. La metodología deberá establecerse teniendo en cuenta al menos los aspectos siguientes:

a) las siguientes características térmicas reales del edificio, incluidas sus divisiones internas:

i) capacidad térmica,

ii) aislamiento,

iii) calefacción pasiva,

iv) elementos de refrigeración, y

v) puentes térmicos;

b) instalación de calefacción y de agua caliente, y sus características de aislamiento;

c) instalaciones de aire acondicionado;

d) ventilación natural y mecánica, lo que podrá incluir la estanqueidad del aire;

e) instalación de iluminación incorporada (especialmente en la parte no residencial;

f) diseño, emplazamiento y orientación del edificio, incluidas las condiciones climáticas exteriores;

g) instalaciones solares pasivas y protección solar;

h) condiciones ambientales interiores, incluidas las condiciones ambientales  interiores proyectadas;

i) cargas internas.

4. En el cálculo se tendrá en cuenta la incidencia positiva de los siguientes  aspectos, cuando resulten pertinentes:

a) condiciones locales de exposición al sol, sistemas solares activos u otros  sistemas de calefacción o producción de electricidad basados en energía  procedente de fuentes renovables;

b) electricidad producida por cogeneración;

c) sistemas urbanos o centrales de calefacción y refrigeración;

d) iluminación natural.

19 ago 2014 sin comentarios

Comentar publicación