Carbonatación del hormigón | Reformas en Sevilla | TCNS |
| Claves para entender la carbonatación del hormigón
4640
single,single-post,postid-4640,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded

Claves para entender la carbonatación del hormigón

tcns

Claves para entender la carbonatación del hormigón

Por tcnsblog tcnsblog in Blog

¿Conoces el fenómeno conocido como carbonatación del hormigón? Es uno de los principales motivos de deterioro de tus cornisas y fachadas. Desde TCNS, empresa de construcción en Sevilla, te damos hoy las claves para comprender este proceso.

Con el paso del tiempo, los edificios van mostrando signos de desgaste y deterioro, debidos al uso, a los fenómenos naturales, o a determinados imprevistos que no podemos prever. La carbonatación del hormigón es uno de esos procesos naturales que tienen como resultado el deterioro de nuestros edificios, normalmente con signos como pueden ser las grietas y fisuras. El problema de este fenómeno radica no sólo en los efectos estéticos que puede tener para nuestra vivienda, que pueden dar sensación de dejadez y poco cuidado de nuestro hogar, sino, sobre todo, en los efectos a medio plazo que puede tener: las grietas y fisuras en nuestras estructuras de hormigón armado pueden derivar en peligrosos desprendimientos del material y roturas irreparables si no se solucionan a tiempo.

Pero, ¿Qué es realmente la carbonatación del hormigón?

Cuando hablamos de la carbonatación del hormigón no nos estamos refiriendo al proceso de desgaste de nuestro material, sino al proceso natural causante de dicho deterioro. Las grietas y fisuras no son el proceso en sí, sino la consecuencia del mismo.

¿Cómo se produce dicho fenómeno?

La carbonatación del hormigón se produce como consecuencia de los efectos de los agentes naturales presentes en el aire sobre nuestro material. Con esto, nos referimos a que los gases de la atmósfera (el CO2), consigue filtrarse en el interior del hormigón debido a la red de poros de la que se compone este material, en la que podemos encontrar disueltos hidróxido de calcio, hidróxido de potasio e hidróxido de potasio.

Una vez que se produce esta filtración, las moléculas de agua presentes en el aire, actúan  sobre los hidróxidos carbonatándolos y provocando, así, que el pH del hormigón (que debe encontrarse en valores entre 12’5 y  13’5) disminuya. La consecuencia de todo esto es que nuestras armaduras de hormigón comienzan a estar desprotegidas, dejando paso con facilidad al proceso de desgaste y oxidación, que provocarán la expansión (y, por tanto, las fisuras y grietas) de nuestras cornisas y demás armaduras de hormigón.

¿Cómo saber si estoy ante un proceso de carbonatación?

Para asegurarnos de que las grietas o fisuras que observamos en las armaduras de nuestras cornisas  o garajes, lugares en los que el uso de este material es muy común, son consecuencia de un proceso de carbonatación, lo primero que debemos hacer es medir el pH de este material.

Para ello, lo mejor es que utilices el llamado “test de fenolftaleína”, un compuesto químico que, aplicado sobre el elemento a observar, cambia de color según el pH del mismo. Este test, además de sencillo, es muy rápido y la fenolftaleína es un producto muy fácil de conseguir, ya que hay gran variedad de tiendas online donde podrás encontrarlo.

¿Qué hacer ante la carbonatación del hormigón?

Si tus cornisas o similares han sufrido o están sufriendo este proceso de deterioro, debes cerciorarte de hasta qué punto está afectada la armadura. A partir de ahí, podrás decidir qué hacer:

  1. Si el proceso aún no ha afectado a tu armadura, puedes utilizar una pintura protectora para frenar el avance del mismo.
  2. Si el proceso sí ha afectado a tu armadura, lo mejor es que busques ayuda profesional para solucionar el problema, ya que podrás necesitar desde bases de cemento y reparaciones estructurales hasta la demolición y reconstrucción de la estructura en el peor de los casos.

Ya sabes, si tus cornisas o fachadas presentan grietas o fisuras sospechosas, lo mejor es que salgas de dudas cuanto antes como te hemos explicado en este post. En TCNS, empresa de construcción en Sevilla, somos expertos en reformas y reparaciones, y te ayudaremos a frenar los procesos de carbonatación del hormigón en tus estructuras antes de que sea tarde.

19 sep 2014 1 comentario
  • Emilio 22 septiembre, 2014 at 10:24 pm / Responder

    La carbonatación del hormigón es un proceso inevitable, siempre que exista CO2 y humedad en el ambiente atacará al pH del hormigón, dependerá del recubrimiento mínimo de la armadura desde la cara exterior del elemento constructivo y del tipo de hormigón, que tarde más o menos tiempo en oxidar las armaduras. Una vez afectadas las armaduras, éstas aumentan de volumen al oxidarse ya que el pH del hormigón a bajado a 9 o por debajo, llegando incluso al desprendimiento de hormigón con el consiguiente riesgo de que caiga a la calle si por ejemplo es una cornisa de un edificio y le de algún viandante.
    La carbonatacion siempre existirá mientras estén presentes CO2 y humedad, una vez detectado el problema tenemos que picar, limpiar, pasivizar y reconstruir el elemento constructivo.
    Para evitar la carbonatación debemos realizar una actuación de prevención mediante personal cualificado en nuestras edificaciones, así evitaremos males mayores.
    Tenemos experiencia en este tipo de actuaciones, sobre todo en garajes donde existe un alto grado de humedad, tenemos en nuestra pagina web en fotografías de obras recientes las reparaciones de elementos estructurales de un garaje en Sevilla.

Comentar publicación